LA CREDIBILIDAD DEL LIDERAZGO: BASE PARA EL INVOLUCRAMIENTO MORAL

LA CREDIBILIDAD DEL LIDERAZGO: BASE PARA EL INVOLUCRAMIENTO MORAL

13

LA VISION DEL LIDER

 

El trabajo fundamental de un líder es, “crear una visión”. Cada movimiento social comienza con un sueño. Este sueño base de toda Visión es la fuerza que inventa el futuro. Los líderes deben tomar su tiempo para mirar fijamente a través del horizonte del tiempo, e imaginar como será el futuro cuando lleguen a sus destinos finales. A esta Visión algunos la describen como Propósito, Misión, Meta, aún como la Agenda Personal del Líder. Independientemente de cómo lo llamemos, hay un deseo de hacer que algo suceda, cambiar las cosas de la forma que son, crear algo que ningún otro ha creado antes.

 

De alguna forma, los líderes deben vivir sus vidas al revés.  Ver imágenes en los ojos de sus mentes de cómo se verán los resultados antes que hayan comenzado sus proyectos, así como un arquitecto dibuja sus planos de un proyecto o un ingeniero construye un prototipo. Una imagen clara es lo que los dispara el futuro.

 

Pero las visiones de los líderes son insuficientes para poner a un país en movimiento. Una persona sin seguidores no es un líder, y las personas no llegarán a ser sus seguidores hasta que acepten una determinada Visión como propia. No se puede ordenar el compromiso, sólo se lo puede Inspirar. Los verdaderos Líderes inspiran a compartir esa visión. Los líderes respiran en forma vital las esperanzas y sueños de otros y los habilitan para que puedan ver las posibilidades que les promete el futuro. Los líderes hacen que otros compren sus sueños al mostrar cómo todo servirá para un propósito común. A la vez, para poder alistar a otras personas en una visión común, un líder debe saber hablar el idioma de sus potenciales seguidores. Las personas deben creer que los Líderes entienden sus necesidades y tienen sus valores e intereses en el corazón. Sin esta premisa los Líderes no podrán encender la llama de pasión en sus seguidores. Deberán  expresar entusiasmo mostrando una Visión clara del país que desean para sus conciudadanos.

 

SU CREDIBILIDAD y EL INVOLUCRAMIENTO MORAL DE LA GENTE

 

Cuando hacemos a la gente la siguiente pregunta: ¿Qué valores (rasgos personales o características) busca y admira Usted en un  Líder?”, las respuestas más frecuentes son (1) integridad (es verdadero, es fidedigno, tiene carácter, tiene convicciones), (2) competencia (es capaz, productivo, eficaz), y  (3) ejerce el liderazgo (es confiable, inspira, es firme, provee dirección). Estas son  pruebas esenciales por las que una persona debe de pasar antes que se le conceda el título de Líder. De todos estos atributos la Credibilidad es la más admirada de las cualidades de los líderes. Antes que nada, debemos de poder creer en quienes nos lideran.  Debemos de creer en su palabra. Poder confiar en lo que dicen que harán, que tienen el saber y la habilidad para conducir, y que son entusiastas acerca de la dirección a la que se dirigen.

 

Hace algunos años, Charles O’Reilly de Berkeley, investigó la credibilidad en las organizaciones. Luego examinó la relación los líderes y el compromiso de sus seguidores en base a los valores compartidos. A este concepto O´Reilly lo llamó “involucramiento moral.” Encontró que cuando los seguidores perciben que el Líder es fidedigno y tiene una filosofía coherente, mantienen altos niveles de identificación y expresan genuinos sentimientos de pertenencia.

 

SU PROCESO DE COMUNICACIÓN

 

En cuanto hace a la veracidad de la comunicación, un líder debe tener también atributos de cronista. Si comparásemos a un periodista y a un líder en cuanto a esta capacidad clave, demandamos que ambos sean creíbles para poder a aceptar qué dicen, pero sin embargo demandamos que los líderes miren al futuro, que tengan un sentido de dirección, esa visión por el futuro. Esperamos que de un periodista que sea independiente, también del líder, pero en este caso esperamos que los líderes sean verdaderamente firmes acerca del destino de nuestro viaje. Así como queremos que el periodista sea fresco y objetivo, queremos que los líderes articulen posibilidades excitantes. Un líder hace la noticia, un cronista sólo la comenta.

 

Por otra parte, los lideres deben de estar siempre diligentes en cuidar su credibilidad. Su habilidad de desafiar el status-quo para llevarnos a nuevas direcciones depende en cómo se percibe su credibilidad. La Credibilidad es uno de los atributos más duros de ganar, y al mismo tiempo es la más frágil cualidad del ser humano. Se gana minuto a minuto cumpliendo y modelando lo que se dice. Todo líder debe ser consciente de cómo cada conducta marca impresiones indelebles en la gentes. Es esta credibilidad que establece la fundación en los sueños por el futuro que se vaya a construir.

 

SU PROPUESTA EN LA ARGENTINA DE HOY:  NADA PARA REPARTIR

 

En esencia el liderazgo parece ser el arte de hacer que otros hagan algo que el líder está verdaderamente convencido que deberia ser hecho. Dos palabras en esta definición aparecen como muy significativas. Una es querer. Sin una verdadera motivación interior el deseo interno desaparece. Liderazgo entonces implica  un ¨involucramiento voluntario¨. Cuán fácil es lograr que una persona  haga algo que deseamos? Aplicando incentivos, premios y castigos, es el método clásico.  Con estas acciones extrínsecas, podemos hacer que muchas personas hagan cosas. Esto ha sido probado en todos los tiempos.

 

¿Pero qué pasa con esa gente cuando no se puede ofrecer casi nada, ningún bono, ninguna promoción, ninguna oferta de crecimiento? ¿Qué pasa con quienes no pueden pagar compensaciones extras y aún así nos piden nuestro tiempo, nuestra energía, nuestros recursos, nuestros servicios, a veces, hasta nuestras vidas? ¿Qué de aquéllos quienes deben de confiar en nuestra Visión, en nuestras buenas intenciones, nuestra motivación interior, por nuestra causa? ¿Cómo hacer para conducir en estas condiciones?

 

Para hacer una prueba de un verdadero acto de liderazgo debemos asumir  que hoy el argentino trabaja voluntariamente. Estamos aquí porque queremos estar,  no porque tenemos que estar. Qué necesitaría pasar para los que lideran logren que estemos a su lado casi incondicionalmente. ¿Qué necesitaría hacer bajo esas condiciones si quiere que las personas acepten su mensaje? ¿Qué necesitaría hacer si quiere que seamos fieles a su propósito?

 

Buscando la eterna distinción entre Gerenciamiento y de Liderazgo no se nos ocurre una mejor que: Gerenciemiento es la capacidad de lograr que otros hagan, y Liderazgo la de lograr que otros quieran hacer.  Esto se logra sólo si el Líder es creíble. Es creíble cuando modela con sus acciones, y desafía al sistema, inspira, faculta a otros a actuar y alienta el esfuerzo y los logros. Esto es un verdadero líder.

 

LA VIRTUD CENTRAL: MODELAR EL CAMINO

 

La tarea más exigente del Líder para dirigir el curso de acción y concretar su visión es Modelar el camino. “Tu trabajo te da la autoridad. Tu conducta te gana el respeto”.  ¿práctica el Líder lo qué predica?  Esta práctica es el centro del Liderazgo dada la necesidad de Credibilidad. Para liderar con el ejemplo, los líderes primero deben tener muy en claras sus creencias y valores. Podrán hablar muy elocuentemente acerca de su Visión y sus valores, pero si sus conductas no son consistentes con sus declaraciones, la gente finalmente les perderá el respeto. Ser un verdadero modelo quiere decir prestar atención a aquéllo que el líder cree que es importante y mostrar a través de su conducta que verdaderamente vive sus valores. Los líderes exitosos son consistentes con sus creencias, son persistentes en la prosecución de sus visiones, y siempre están vigilantes acerca de las pequeñas cosas que hacen la gran diferencia.

 

Efectivamente, la subida a la cumbre es ardua y larga. Las personas llegan allí a veces exhaustas, frustradas, y desencantadas. A menudo están tentadas a abandonarlas. Los líderes deben de alentar el corazón de sus seguidores para poder llevar a cabo sus visiones. Pero no es necesario hacer cosas grandiosas para alentar a la gente. Las cosas simples pueden crear reacciones similares. Las personas no comienzan su trabajo cada día con un deseo de perder. Es parte del trabajo del líder mostrarles que pueden ser ganadores.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *